A ritmo con la naturaleza

Look Caras: spotlight Su obra es un grito espiritual que se traduce en flores, montañas, piedras y cielos, al acompasado movimiento de su pincel sobre la paleta y el lienzo. Desde pequeño encontró en el arte el medio para dejar fluir su energía, en algunas ocasiones escribiendo y otras tantas pintando, siendo esta última disciplina la que capturó toda su atención y desnudó su alma. Sus composiciones horizontales, verticales y diagonales le han valido el reconocimiento de artistas y críticos quienes le han invitado a dedicarse de lleno en la pintura. Tanto así que a finales de los años 90, ingresa en la Asociación Venezolana de Artistas Plásticos y empieza a participar en exposiciones individuales y colectivas que le han permitido compartir su arte más allá de su círculo de amigos y colegas. Para Héctor, pintar es explorar su mundo personal y el medio ambiente, convirtiéndolo en arte con ritmo, sensibilidad y juicio. Sus trazos despiertan y dan vida a la naturaleza llenando de colorido y movimiento el espacio, no en vano este pintor caraqueño busca transportar al espectador a través de su aventura creadora. “La naturaleza me inspira y a través de mis obras reflejo el ambiente que vivo, por ello son espiritualidad pura”.